La transformación digital en la agricultura permite optimizar los recursos disponibles en los cultivos de forma sostenible en el tiempo, logrando disminuir los costos económicos gracias a la automatización y optimización de los procesos del trabajo en el campo.

Debido a los avances en tecnología e innovación, la estructura de trabajo ha cambiado en todas las áreas de la economía, permitiendo simplificar la labor en cualquier ámbito.

En el área agrícola los avances se han implementado de manera paulatina, debido a que muchos agricultores en un comienzo se resistían a utilizar herramientas tecnológicas por miedo a lo desconocido.

Según el informe Worldwide Broadband Speed League 2018, el cual realizó un seguimiento de la velocidad de conexión a la red en 200 países, se determinó que el acceso a una banda ancha rápida es todavía muy desigual alrededor del mundo, especialmente en países que presenta bajo nivel de desarrollo.

Chile a lo largo de las últimas décadas ha presentado avances significativos en materia digital, permitiendo que esté categorizado como uno de los mejores países de Latinoamérica con una velocidad de conexión de 4,74 Mbp. En este caso, Panamá ocupa el primer lugar, con 7,05 Mbp de velocidad.

Gracias a la alta velocidad de internet disponible en territorio chileno, es posible implementar tecnología en el área agrícola de manera confiable.

Así lo ratificó Rodrigo Berrocal, Socio de Camponectado quien comenta que “la excelente conexión a internet existente en nuestro país permite que nuestras estaciones de monitoreo puedan entregar información actualizada y al instante. Nuestros clientes pueden conectarse a la plataforma online a cualquier hora y desde cualquier parte en el mundo”.

Atrás quedaron los años en que los cultivos se perdían por la poca capacidad técnica para comprender el estado del crecimiento de las plantaciones, pues no se contaban con herramientas que permitieran descifrar los problemas ocasionados en el desarrollo de las plantas, lo que generaba pérdidas millonarias.

Hoy el panorama cambió y bien lo saben los millones de agricultores de Chile y el mundo, que han decidido no perder más recursos económicos y favorecer al medio ambiente, principalmente por el daño generado al sobreexplotar nuestros recursos naturales. Un ejemplo de ello es el sobreconsumo de agua en varios sectores de la agronomía.

Hugo Riveros, socio de Camponectado, frente a este tema comenta que “cuando comenzamos hace un par de años, el panorama era distinto ya que habían muchos agricultores que no estaban familiarizados con la tecnología y por lo tanto, optaban por no aplicarla en sus cultivos. Sin embargo, una vez que descubrieron los beneficios de poder monitorear los cultivos durante las 24 horas del día, recién comenzaron a interesarse en aprender sobre el funcionamiento de nuestras plataformas”.

Las estaciones de monitoreo Camponectado, permiten que los usuarios puedan acceder fácilmente a nuestra plataforma online, permitiendo que cada cliente conozca el estado de crecimiento de sus cultivos y así poder medir la temperatura de las plantaciones y conocer su nivel de humedad, luminosidad, radiación UV, tensión, ph y CO2, además de automatizar acciones asociadas a la información recolectada por las estaciones.

Las herramientas digitales están al alcance de la mano y sus costos han disminuido en los últimos años, permitiendo que cada vez sean más los agricultores familiarizados con la utilización de internet en sus dispositivos móviles, como smartphone, tablet o laptop.

Cuatro pilares básicos de la transformación digital en agricultura

El portal informativo Hipertextual definió el aporte digital en la agricultura a través de 4 niveles:

Detección de problemas: Gracias a tecnologías como los satélites o los sensores de monitoreo, es posible evaluar el estado de los cultivos y detectar problemas antes de que lleguen a interferir en su rendimiento.

Mejora de la productividad: Los recursos tecnológicos permiten generar pautas de densidad de siembra y fertilización, en función de factores como el tipo de semillas o las condiciones del terreno. Como resultado, se obtendrá una mejora en los niveles de producción de los cultivos.

Decisiones referentes al riego: Al analizar los parámetros como el consumo de agua del cultivo, la humedad del suelo, entre otros, es posible determinar cuándo se puede regar o no, permitiendo que exista un mayor control sobre la utilización del agua.

Análisis del comportamiento: Con la tecnología es posible identificar las acciones que han resultado más beneficiosas y las que deben ser eliminadas por completo.

Quienes deseen sumarse a la era digital y optimizar su trabajo en la agricultura al implementar nuestra tecnología en sus plantaciones mediante sensores de monitoreo, pueden contactarse al correo electrónico contacto@camponectado.com.