Uno de los principales afectados por las bajas temperaturas durante el invierno son los cultivos chilenos, ya que si no se toman las medidas adecuadas, además de la escasez de agua, el frío extremo dañará irremediablemente las plantaciones.

Durante el trimestre Abril-Mayo-Junio, la Dirección Meteorológica de Chile, pronosticó que a contar del otoño, el clima será más seco y las temperaturas bajarán más de lo normal, lo que efectivamente se cumplió.

Actualmente, el frío sigue aumentando, especialmente en la Región Metropolitana, en donde se han registrado temperaturas de -0,6°, provocando que en muchas comunas y sectores aledaños de la capital, los cultivos y cosechas se vean afectadas por no contar con las medidas de seguridad adecuadas.

La ola de frío, está afectando a diferentes zonas del país y bien lo saben los agricultores de la región de Valparaíso, quienes en la provincia de Quillota, han debido sortear temperaturas que bordean los 0 grados.

Luis Vidal, Comandante de la dirección de comunicaciones de Directemar, informó al diario el Observador, que “más cercano a la cordillera, (el clima) va a fluctuar entre -0,1° y -0,2°, pero en Quillota, Limache y Olmué, la temperatura mínima va a estar cercana a los 0 grados”.

Pero, ¿Cuáles son las consecuencias del frío extremo en los cultivos?

Marcos Carrasco-Benavides, Doctor y docente de la Escuela de Agronomía de la Universidad Católica del Maule (UCM), explicó a Radio Agricultura, que antes de plantar es importante conocer el clima o al menos saber cuáles son los mecanismos para reducir el daño causado por el frío.

“Por ejemplo, si en un huerto de frutales de hoja caduca, como manzanos o cerezos, se produce una helada en el período donde los árboles se encuentran en receso, ésta no generará ningún daño. Si este mismo evento se produce en un huerto de frutales de hoja persistente como paltos, el daño será importante. Es por ello que antes de seleccionar el lugar de plantación y el tipo de cultivo, es necesario hacer un estudio de las condiciones agroclimáticas y analizar los posibles riesgos de heladas en la zona. Cuando el cultivo ya está establecido y existe el riesgo de la presencia de heladas, sólo queda ver los medios para reducir sus daños”.

Para combatir esta situación y tomar las medidas preventivas necesarias, destaca Beri Ltda., una empresa dedicada a la automatización y TICs, creada en el año 2016. Actualmente se compone por diferentes áreas de innovación, como Camponectado y Tecnopozo.

Gracias a las estaciones de monitoreo creadas por Camponectado, es posible monitorear y automatizar los cultivos en tiempo real, a través de un examen continuo de cultivo vía sensores, permitiendo conectar al campo con internet, lo que genera más ahorro y mejora la eficiencia de la producción.

Rodrigo Berrocal, socio y cofundador de Beri, comenta que es fundamental contar con un soporte tecnológico que permita prevenir el clima, pues de esa manera es posible tomar las medidas necesarias para que los cultivos no se vean afectados por las bajas temperaturas.

“Actualmente utilizamos 2 tipos de sensores que nos indican la inversión térmica, por diferencia y velocidad, por lo tanto, en el caso de las plantaciones que cuenten con nuestras estaciones de monitoreo, podrán tomar las medidas necesarias para que sus cosechas no se vean mayormente afectadas por la cadena de frío”.

Con esta tecnología, el agricultor puede tomar medidas preventivas como hacer andar las turbinas, regar con aspersores o incluso, hacer fuego para mitigar el frío.

Quienes deseen conocer más sobre cómo contratar la instalación de estaciones de monitoreo en sus cultivos (internos y externos), pueden comunicarse a contacto@camponectado.com y un ejecutivo comercial le asesorará.